A absolutamente nadie se le escapa que desde hace ya un tiempo en las barras españolas de toda clase y condición hay un nuevo rey. Si en la última década, el combinado indispensable era el cubata de