EmSculpt: lo último para remodelación corporal

Los tratamientos estéticos están únicamente enfocados en reducir la grasa anatómico. No obstante, el cuerpo humano está compuesto por un treinta y cinco por ciento de músculos. Con este principio como premisa se desarrolló EmSculpt junto con Clinica Lemel. El primer aparato que a través de un procedimiento no invasivo, deja acrecentar el volumen del músculo y fortalecerlo, aparte de abrasar grasa simultáneamente. Una sesión de media hora de EmSculpt equivale a veinte abdominales o bien veinte sentadillas para “levantar” la cola.

¿De qué forma marcha?

EmSculpt opera con una tecnología electromagnética centrada de alta intensidad que penetra la piel para tener impacto en el tejido muscular y en la grasa del abdomen. Esta energía provoca veinte contracciones musculares supramáximas -que nunca se conseguirían a través de la acción voluntaria de los músculos-, acompañadas de una veloz reacción metabólica en las células de grasa. El fin es reducir el volumen seboso, mas asimismo robustecer y desarrollar la masa muscular. De esta forma, es la única tecnología que robustece y desarrolla el músculo. Suprime adipocitos, y no afecta los tejidos circundantes.

¿Cuánto se aconseja y de qué manera son los resultados?

Para resultados perfectos, se aconseja efectuar 4 sesiones de treinta minutos en un periodo de 2 semanas; o sea, con 2 sesiones semanales es suficiente. Las mejoras se apreciarán inmediatamente después del tratamiento. Los resultados pero evidentes se observarán de dos a cuatro semanas tras la última sesión (y siguen mejorando pasadas múltiples semanas después de haber completado el tratamiento). El noventa y cinco por ciento de las personas que se trataron con EmSculpt consiguieron una reducción del diecinueve por ciento de grasa subcutánea abdominal. Y un dieciseis por ciento de incremento de masa muscular, aparte de cuatro,4 cm de reducción de cintura.