Hamacas para exteriores

¿Quién no ha soñado con tener una bonita hamaca en la que pasar horas de siesta o lectura? Las hamacas son un complemento increíble para nuestros exteriores, y además de ser decorativas son funcionales. Piezas clave para crear un entorno agradable.

Te damos algunas sugerencias para que puedas crear tú mismo tu remanso de paz y descanso en tus exteriores, ya sea que tengas un jardín con toldos retractables, terraza y, por qué no, hasta podrías instalar una en un pequeño balcón. Diferentes hamacas para diferentes tipos de persona, ¿cuál es la tuya?

Hamacas y árboles, grandes aliados

Es una excelente idea colocar nuestra hamaca entre dos árboles o debajo de toldos de brazos extensibles. Ojo, no todos tenemos esta suerte de contar con un amplio jardín y grandes y robustos árboles para colocar una hamaca, pero si es nuestro caso, no lo desperdiciemos. Debemos tener en cuenta que los árboles deben ser grandes, los pequeños son más frágiles, y el peso de una persona podría terminar dañándolos.

Hamacas en la galería

Si no contamos con árboles, no hay problema. Posiblemente tengamos un porche o una galería con varias columnas. Estas estructuras serán ideales para anclar las dos partes de nuestra hamaca. Además, también contaremos con otra ventaja, tener un techo para poder resguardarnos del sol y de la lluvia. Imagina lo inspirador que puede ser echarse en nuestra hamaca mientras llovizna y ver el agua caer sobre el jardín. Una experiencia maravillosa.Silla colgante

Hamacas de ganchillo, elegancia y toque boho

En el mundo de las hamacas hay muchos modelos, pero sin duda, las de ganchillo, son nuestras favoritas. Un cierto toque boho que hará que este rincón gane en encanto. Evidentemente tiene que ser un ganchillo resistente, pues de otra forma cedería con nuestro peso. Adornarlas con un par de cojines dará el broche final perfecto a nuestra hamaca.

Hamacas de hilo, impacto visual en nuestro jardín

Además de las de tela y las de ganchillo, encontramos las típicas hamacas de hilo o cuerda. Estas hamacas se caracterizan por estar formadas por cuerdas gruesas que se entrelazan dejando grandes huecos. Tienen barras de madera a ambos lados, para poder sujetar bien esas cuerdas. Son muy resistentes, quizá menos cómodas que las anteriores, pero visualmente son preciosas.

Hamacas coloridas para dar vida a nuestros jardines

Las hamacas de tela pueden darnos muchísimo juego; y es que en cuanto a estampados y colores se refiere, estas hamacas no tienen competencia. Si lo que queremos es un rincón más divertido, apostemos por ellas. Atrévete con los colores vivos que alegren tu espacio exterior y entren en sintonía con nuestras plantas. Como siempre, un par de cojines coloridos con estampados llamativos pueden ser el broche perfecto para esta zona llena de paz.

Sillas colgantes, otra excelente opción a tener en cuenta

En realidad, no son hamacas propiamente dicho, pero funcionan igual. Son sillas colgantes que necesitan únicamente una estructura fija y robusta, ya sea una viga o un árbol con ramas fuertes. La ventaja es que estas sillas nos balancearán siendo aún más placentero nuestros momentos en ellas. Hay muchos modelos diferentes, tanto en ganchillo como en tela y otros materiales. Pero lo que más nos gusta es que suelen ser amplias, por lo que colocarse en ellas no resulta incómodo en absoluto.

¿Qué te parecieron estas hamacas? ¿Ya te dieron ganas de echarte a tomar una siesta? Esperamos que te haya interesado el artículo, en tal caso nos encantaría que lo compartieses en tus redes sociales.

Tag: toldos retractil