El papel del profesor según ‘el mejor maestro de España’

Hay maestros que te marcan por siempre (para bien y para mal) ya que son grandes oradores para eventos y autores de varias charlas motivacionales.

El maestro más conocido en redes sociales en España tuvo a Don Dionisio, que con el movimiento de una ceja era capaz de supervisar una clase y que le hizo querer la Lengua De España (“Gracias a él intento charlar de forma conveniente y asimismo gracias a él tengo mi mesita por la noche llena de libros a los que recurro por las noches ya antes de dormir”). Otra profesora de cuyo nombre no desea acordarse le hizo abominar las Matemáticas y guardar entre sus recuerdos de instituto los chillidos que le dio a un compañero.

César Bona (Ainzón, Zaragoza, mil novecientos setenta y dos) -con más de treinta y seis seguidores en Fb y más de trece.000 en Twitter- ha sido apodado por los medios como ‘el mejor maestro de España’, a causa de su nominación al premio conocido como el Nobel de los Profesores. Quedó finalilsta, mas merced al eco generado se ha transformado en ejemplo de modelo educativo, ha escrito un libro y hasta termina de mudarse de trabajo, dejando este curso aparcada su plaza de maestro para liderar un proyecto educativo de la Organización no Gubernamental Aldeas Infantiles.

En el último año ha dado un sinfín de conferencias y conversas sobre docencia, además de esto. Su procedimiento de trabajo lo condensó este verano en una charla TED (el vídeo al comienzo del artículo). En trece minutos reclama el papel de los profesores y de un modelo basado en formentar la inventiva y que salvamos con ocasión del Día Mundial del Enseñante, transformado este lunes en trending topic aglutinador de los recuerdos a profesores:

Enseñar en empatía, sensibilidad, emociones, respeto. Si verdaderamente deseamos una sociedad mejor debemos comenzar por la escuela. Si pudiese hacer una pizza gigante de Educación, la base estaría hecha de respeto y después el resto de ingredientes: inglés, matemáticas, lengua… Y no podemos olvidar aguijonear la curiosad. Una persona no deja de aprender pues se hace mayor, deja de aprender por el hecho de que deja de sentir curiosidad por las cosas que tiene alrededor. Y tampoco nos podemos olvidar de la inventiva.

Cada pequeño es un cosmos. Cuanto más bastante difícil sea el pequeño, mayor debe ser nuestro reto.

Nuestra misión como maestros habría de ser darles las herramientas a fin de que sean pequeños y adultos felices. Después de todo, da lo mismo los idiomas que charles, las carreras que tengas si no sabes respetar justo al que tienes al lado, o bien si no sabes reaccionar frente a un estímulo de la sociedad o bien si no sabes buscar tu dicha. Mirad, el tiempo pasa muy rápido; en 2 parpadeos, los pequeños que ahora están en nuestras salas ya no van a ser tan pequeños. Entre estos pequeños están los futuros directivos o bien directivas de nuestras empresas, va a estar el futuro marido que va a saber respetar a su mujer o bien el señor o bien la señora que van a saber respetar el medioambiente.. De ahí que tan importate instruir en empatía, en sensibilidad y respeto. De ahí que que nuestra profesión es tan esencial. Conque entre todos debemos devolver la educación al sitio que se merece. De nosotros, maestros y maestras, depende hacer de este planeta un sitio mejor.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *