Publicar su propio libro ya es gratis

Raquel tenía 25 poemas y un montón de dudas. Con apenas dieciséis años, esta alicantina incondicional de Edgar Allan Poe se resistía a aceptar que su carrera de escritora se acababa incluso antes de empezar. Había llamado a la puerta de varias editoriales sin suerte y, sin contactos o premios literarios bajo el brazo, el camino hacia la publicación estaba todo menos despejado. Rascarse el bolsillo para autopublicarse tampoco era una opción. “Al preguntar precios me echaba las manos a la cabeza, porque tengo 16 años, estudio, no trabajo, y no me puedo permitir gastar 600 euros en publicar libro que después no sé si se vendería o sería dinero perdido”, explica. El desánimo ganaba la batalla hasta que probó en internet: “Un día leí ´Publica tu libro de forma gratuita´ y fue como si se me apareciese la virgen, eso aumentó mi ilusión y mis ganas por escribir. Leí y leí, y escudriñé la página buscando el truco, y todo parecía bonito, fácil al alcance de todos y, lo mejor, gratis”.
Desde hace una semana, su primer libro, El trayecto de una lágrima,una fusión entre lírica, drama y fantasía, está disponible en Bubok, la primera gran editorial española de autopublicación on line bajo demanda, que empezó a funcionar a mediados de abril. “Ahora falta que alguien lo compre, y saber si gusta a la gente, para terminar de ver mi sueño cumplido”, arguye ilusionada. Pero Raquel no es una excepción. Miles de escritores han optado por servicios de autopublicación y correccion de estilo en la red para sortear las dificultades de acceso al muchas veces inaccesible y saturado mercado editorial español. Aunque ya existían varias iniciativas que ofrecían la promoción o publicación de pequeñas tiradas de libros, el secreto de estas nuevas editoriales tecnológicas reside en un sistema de distribución, promoción y publicación bajo demanda, sin coste inicial ni pedidos mínimos, que permite imprimir únicamente las copias que se van a vender. Ya no se trata de las pequeñas editorhttps://www.tregolam.com/publicar-libro/iales – calificadas por los críticos, no sin sorna, como “editoriales de vanidad”- que, tras el adelanto de una determinada suma de dinero, imprimen unos pocos centenares de libros. Ahora, cuando el lector quiere hacerse con un ejemplar, sólo tiene que encargarlo y en diez días lo tendrá en casa. Gastos de impresión y envío al margen, el autor es quien fija el precio (puede ser gratuito), escoge el diseño y obtiene un 80% de los beneficios, mientras que la editorial se embolsa una comisión del 20%.Resultado de imagen para libros
Además de Bubok, que en los primeros quince días de vida cuenta con 365 títulos registrados y más de 2.000 usuarios, otros portales similares como los americanos Lulu, que también tiene versión española, Blurb o Tikatok (especializada en libros de niños con dibujos infantiles) han tenido un éxito espectacular. Creada por Bob Young en el 2002, Lulu lleva publicados más de 320.000 títulos y suma 5.000 nuevas obras cada semana de más de 80 países diferentes. El lema de la empresa estadounidense es toda una declaración de intenciones: “No se trata de cien libros que vendan cien mil copias, sino de cien mil libros y cien copias”.

Pero a veces se trata de un número bastante superior. En cinco años, los creadores de Lulu han vendido más de dos millones de ejemplares en papel y cien mil libros de fotos, calendarios, folletos o e-books (digitales). En lengua española, el libro más vendido en esta web desde hace un año es el manual técnico Fotografía: un enfoque práctico,obra del cordobés Juan García Gálvez, quien ha vendido cientos de ejemplares. Aunque ya había publicado obras anteriores en una editorial tradicional – una experiencia que define de “alto coste, riesgo y que conlleva gran dedicación”-, este informático de 40 años decidió recurrir a esta alternativa digital ante los problemas de acceso al mundo editorial. García Gálvez, que hace unas semanas recibió una oferta de una editorial tradicional para publicar su obra ( “Pero tendría que dejar de ofrecerlo por la red y eso no me seduce mucho”, dice), considera que lo importante de estas nuevas editoriales tecnológicas no es la posibilidad de negocio para el autor sino “la difusión de la obra, la facilidad para producirla y la ausencia de riesgo al no tener que hacer inversión previa”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *