Muchos profesores enseñan bailes en lugar de educar a danzar pues es más simple. No obstante insistir en educar pasos es el mayor obstáculo para aprender a danzar bien. Esto se puede resumir en “los malos profesores