La lluvia fue la gran protagonista de la final del Campeonato de Europa femenino Sub-19. El partido se disputó con normalidad durante la primera parte, pero las malas condiciones climatológicas y el aguacero caído durante el descanso