Raquel tenía 25 poemas y un montón de dudas. Con apenas dieciséis años, esta alicantina incondicional de Edgar Allan Poe se resistía a aceptar que su carrera de escritora se acababa incluso antes de empezar. Había llamado