Lo normal es que una bombilla incandescente ligera, es decir, calentada con un filamento de carbono, tenga una vida útil de unas mil o dos mil horas. Pero resulta que colgando del techo de una casa de