Una lactancia prolongada podría salvar la vida de más de 800 mil bebés cada año y ahorrar mucho dinero a los sistemas de salud en el mundo gracias a su efecto protector contra algunas enfermedades infantiles. Así