La culpa de todo la tiene mamá. En qué momento no, los progenitores haciéndose responsables de los pasos y tropiezos de sus hijos. En el caso de Nicolás Pottery (treinta y cinco), a “mamá” María Rosa habría