El aceite de oliva extra virgen es uno de los comestibles más populares y recomendados en el marco de una dieta saludable. Además de esto, es un ingrediente de producción local y propio de la dieta mediterránea.