Empresas y particulares han hecho uso desde siempre de los productos impresos personalizados. Folletos, papel de cartas, tarjetas de visita, catálogos, sobres, y muchos otros artículos más, han facilitado las actividades económicas y sociales, que no hubieran