La historia de la médica cubana Leticia Franco, de treinta y siete años, – que había anunciado que iba a Suiza a padecer una muerte asistida y después renunció. Leticia pasó por un nuevo tratamiento, ganó calidad