España parece haberse puesto de moda en los círculos económicos. Si hace un año todas las noticias procedentes de la economía española eran recibidas con cierta sobredosis de pesimismo por analistas y mercados, ahora el síndrome apunta