Test Rápidos: Por Qué Podrían Tener una Gran Influencia en Los Servicios de Salud

En la búsqueda de nuevas herramientas y procesos que contribuyan a la detección temprana y reducción de los contagios generados por COVID-19, han surgido varios avances tecnológicos y científicos, como la prueba rápida de antígenos.

A partir de una simple prueba de hisopado nasofaríngeo, realizada por un profesional de la salud, las personas conocen el resultado en minutos. Esta herramienta podría revelar grandes beneficios en el sistema de salud, ya que permitiría optimizar los diagnósticos urgentes.

Según detalla el infectólogo Eduardo López (MN 37586), esta prueba permite grandes beneficios a los servicios de emergencia, lo que permitiría identificar rápidamente brotes y contener la propagación de infecciones.

Es una tecnología de flujo lateral a partir de una simple prueba con hisopo nasofaríngeo, realizada por un profesional de la salud con un hisopo estéril, que ofrece resultados en aproximadamente 15 minutos.

«La prueba no requiere ningún instrumento o equipo adicional, lo que la hace altamente portátil y puede utilizarse en una amplia variedad de entornos sanitarios en los denominados puntos de atención y detección», dijo el Jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

Los tests rápidos de covid de antígenos detectan la proteína nucleocápside del virus.

Esta proteína se encuentra en la superficie de la estructura del virus, por lo que la presencia del virus se detecta mucho más rápido. Por tanto, su resultado está en pocos minutos.

Por el contrario, la prueba de PCR busca la presencia de material genético del virus. Sin embargo, “la prueba rápida no sustituye a la PCR, pero es una muy buena alternativa para la necesidad de un diagnóstico rápido o cuando no se dispone de diagnósticos de PCR rápidos”, explica López.

Y agrega: «El Ministerio de Salud reconoce estos métodos con criterios diagnósticos por su alta especificidad cuando son positivos».

Como requiere un tiempo de respuesta más corto, la prueba rápida es útil en las salas de emergencia. Esto permite decisiones inmediatas sobre el tratamiento y medidas para aislar al paciente y sus contactos directos, evitando mayores riesgos de contagio.

“Al proporcionar resultados rápidamente, la nueva prueba permite a los profesionales de la salud de primera línea administrar mejor los casos, aislar a los pacientes para evitar la propagación y comenzar el tratamiento de inmediato.

Si se distribuye ampliamente, esta nueva prueba transformará nuestra respuesta al COVID ”, dijo la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, en una de las últimas declaraciones de la institución.

Una de las principales ventajas de la prueba es que un resultado positivo no requiere una prueba molecular confirmatoria.

En otras palabras, debido a las características de su funcionamiento en las condiciones de uso prescritas, al realizar la detección cualitativa del antígeno específico (Ag) SARS-CoV-2, no necesita otra prueba para su confirmación.

Según el infectólogo, información científica y estudios clínicos indican que los test con pruebas de antígeno tienen una sensibilidad superior al 90% y una especificidad del 99,4% en personas que se sospechaba de exposición al COVID-19 o que presentaban síntomas en los últimos siete días.

Como señala la OPS en su declaración, “las pruebas rápidas de antígenos son mucho más precisas y determinan si alguien está infectado, una gran diferencia con las pruebas rápidas de anticuerpos anteriores, que pueden mostrar cuando alguien ha tenido COVID-19, pero a menudo da resultado negativo durante las etapas iniciales de la infección”.

Actualmente, países como Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Inglaterra, Bélgica, Holanda, Australia y Brasil aplican la herramienta en los puntos de atención, ya que fue diseñada con características de seguridad para reducir el riesgo de contaminación por virus durante las pruebas realizadas por profesionales sanitarios.

Las pruebas de antígenos más fiables han sido aprobadas por la Comunidad Europea y/o están en la lista precalificada de la Organización Mundial de la Salud.

En Argentina, según López, las pruebas rápidas de antígenos han sido aprobadas por ANMAT y cumplen con los estándares de calidad ISO, IRAM y FDA.

De esta forma, la herramienta permitiría reorientar los recursos sanitarios hacia las áreas más demandadas, con el fin de ganar eficiencia ante la multiplicidad de diagnósticos y tratamientos que deben mantenerse vigentes en el contexto de la pandemia.

Ahorrar tiempo en la obtención de los resultados de las pruebas es fundamental para evaluar con mayor precisión el número de casos que se presentan en tiempo real, agilizar la implementación de políticas sanitarias adecuadas y, sobre todo, para establecer posibles medidas adicionales de prevención y vallas epidemiológicas.